Mujeres de voluntad fuerte criando a niños de voluntad fuerte

bowdenimages

"Mi hijo de voluntad fuerte y yo somos como dos cabras peleando en un acantilado, ninguno de los dos retrocede y los dos estamos dispuestos a ir más allá del límite para lograr lo que queremos". Esta reciente confesión de una madre de voluntad fuerte indudablemente tiene a muchos de ustedes afirmando con la cabeza de arriba a abajo. 

Si eres una mujer de voluntad fuerte, puede ser difícil ser madre de una versión más joven de ti misma. Pero también tienes una ventaja definitiva: sabes lo que es ser un niño de carácter fuerte. Desde ese ángulo, permítanme recordarles tres verdades importantes:

A menudo no es lo que decimos; es como lo decimos.

Estás cansada y frustrada y dices: "¡Dije, hazlo ya!" Ningún niño de voluntad fuerte quiere que lo estén mandando, pero todos debemos respetar y obedecer a la autoridad. Así que piensa cómo te gustaría que te hablen - y si es necesario, pide otra oportunidad. Mantén tu voz tranquila, pero firme.

"Tenemos que hacer esto antes de irnos, ¿estás listo para partir?" preguntas. "No", responde tu hijo.

"Te daré un par de minutos más para terminar, y luego nos iremos".

Si tu voz es agradable y firme y agregas una pequeña sonrisa, te sorprenderás cuando tu hijo responda con un "OK".

No debemos aceptar un mal comportamiento: del niño o del padre.

A penas cuando era una madre de hijos pequeños, me escuchaba emitiendo un ultimátum, sabiendo muy bien que mi hijo de voluntad fuerte no respondería positivamente.

Cuando mis hijos se hicieron un poco mayores, cambié mi enfoque. Hicimos un trato de que cada vez que hablaba con ellos y sentían que estaba siendo demasiado mandón o grosero, tenían mi permiso para levantar la mano e interrumpirme con la palabra código: “AY!”. Eso detendría todo, y su respuesta me ayudó a darme cuenta de que mi tono o mis palabras eran ofensivas. Entonces comenzaría de nuevo, reformularía y continuaría. Este enfoque tendía a despersonalizar el conflicto y mejorar nuestra relación.

Necesitamos modelar la forma correcta de manejar el conflicto.

Tu hijo de voluntad fuerte está descubriendo rápidamente cómo funciona el mundo, y muchas de esas lecciones han surgido al observar cómo manejas los altibajos de la vida. Debido a que yo era una madre de voluntad fuerte, tendía a defender mis opiniones con pasión y convicción inquebrantable. No debería haber sido una sorpresa para mí cuando mi hijo de voluntad fuerte y yo discutíamos por todo, pero me tomó un tiempo darme cuenta de que él estaba imitando mi método de discutir.

No fue sino hasta cuando comencé a modelar conscientemente cómo quería que mi hijo manejara el conflicto que nuestra relación comenzó a mejorar. Por ejemplo, cuando comenzamos a estar en desacuerdo, trato de hacer más preguntas y hacer menos demandas. "Mike, ¿estás tratando de meterte en problemas?" Y muy pronto comenzó a adoptar el mismo enfoque. "Mamá, ¿estás segura de que quieres que esto sea un problema?" Esto brindó una oportunidad para que cada uno de nosotros reconsiderase y, cuando sea prudente, retrocedamos con gracia.

Una de mis citas favoritas de mi reciente investigación para mi libro fue la de la madre que dijo: "Cuando mi tercer hijo tenía solo 5 años, le preguntamos qué quería ser cuando fuera grande. Sin perder el ritmo, dijo: A cargo de todo.' ¡Lo decía en serio!”

Cuando tanto la madre como el hijo tienen un impulso innato para estar a cargo, existe el potencial de crear luchas épicas de poder que terminan en una relación dañada. Pero si mamá puede pensar cómo era cuando era niña y cómo desea ser tratada, entonces puede retroceder y ver la situación desde la perspectiva de su propio niño de voluntad fuerte.

Tu vida, siendo la madre de un niño que se parece mucho a ti, puede no ser particularmente fácil, pero puedes usar tu propia experiencia para fortalecer la relación con esta versión más joven de ti. Y luego, si tienes la oportunidad de quejar a tus padres, sin duda expresarán empatía--pero también hay una gran posibilidad de que te dirán que cuando les tocó a ellos ser padres, valiste toda la pena.


Cynthia Tobias es autora de varios libros, entre ellos
Como Aprenden Los Ninos,

 You Can’t Make Me (No puedes obligarme a hacerlo) y A Woman of Strength and Purpose (Una mujer de fuerza y propósito).
© 2016 by Cynthia Tobias. Used by permission.